Las cooperativas analizan el presente y el futuro de la ganadería extensiva.

ovejas corral

Tabla de contenidos

El Consejo Rector de la Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) Ovipor-Andévalo se reunió ayer en Huelva, donde ha determinado proponer la disolución de la organización, tras veinte años de funcionamiento y haber servido de modelo al resto de ADSG de Andalucía. La decisión, tomada unánimemente, se elevará a la Asamblea el próximo sábado, 11 de junio, donde los socios votarán el futuro de la agrupación, de la que depende el mantenimiento del buen estatus sanitario ganadero de más de 35 municipios onubenses, 1.453 explotaciones de rumiantes y porcino, así como un censo total de 172.244 cabezas de ganado.

La jornada

Concretamente, esta jornada, celebrada en el marco de una situación de sequía severa, ha ofrecido a los socios alternativas a la alimentación habitual de su ganado. En este sentido, Ernestine Lüdeke, socia de Ovipor y fundadora de la Fundación Monte Mediterráneo, ha presentado un proyecto piloto consistente en la recuperación de la trashumancia.

Tras dos años de prueba, esta ganadera ha subrayado el éxito de subir, durante los meses estivales, las ovejas onubenses por la Ruta de la Plata hasta las provincias castellanas, en su caso los prados palentinos, con suficiente pasto para alimentar a los animales, generando con ello biodiversidad y contribuyendo a la prevención de incendios.

En su opinión, la práctica de la trashumancia permitiría incrementar la cabaña ovina de los socios, pues el techo de la alimentación natural en los campos de Huelva durante el verano ya no supondría un freno a su crecimiento.Las ADSG son entidades sin ánimo de lucro basadas en la corresponsabilidad de la gestión de la sanidad animal entre los ganaderos y la Administración (Junta de Andalucía), evitando que enfermedades zoonósicas (Tuberculosis, Brucelosis, Encefalopatía, etc.) afecten a la población, así como que otras epizootias (Lengua Azul, Peste Porcina Africana, PPC, Aujeszky, etc.) se propaguen entre las explotaciones ganaderas. Al mismo tiempo, los técnicos veterinarios prestan asesoramiento en cuestiones tan diversas como alimentación, manejo, genética, temas económicos y administrativos.

En el caso concreto de la ADSG Ovipor-Andévalo, el buen funcionamiento de sus servicios veterinarios, logró la erradicación de la Brucelosis Ovina y Caprina en sus cientos de explotaciones integradas, hace ahora más de una década. Todo ello, a pesar de la falta de profesionalización del sector en la provincia, con más de la mitad de las explotaciones de pequeños rumiantes por debajo de los 50 animales, lo que ha supuesto un obstáculo importante en el desempeño de su labor.

Éxitos aparte, la decisión de echar el cierre viene motivada, según se indica en un comunicado remitido a la redacción de agrodiariohuelva.es, “por el retroceso que la ADSG Ovipor-Andévalo viene experimentado en los últimos años por causas varias”. En primer lugar, señalan, “por la falta responsabilidad de la Administración andaluza al no controlar debidamente las explotaciones no asociadas, las cuales incumplen sistemáticamente los programas sanitarios obligatorios dentro de las ADSG”. En segundo, “por el exceso de exigencias burocráticas que deben afrontar técnicos y ganaderos en dichas asociaciones”.

Otros datos

Por último, en la nota se añade que “debido no sólo a la disminución de las ayudas sino también el incumplimiento del compromiso económico correspondiente a los ejercicios 2014 y 2015. En consecuencia, todo ello conlleva que el lema ‘Sanidad animal a coste reducido’, con el que se premiaba a los ganaderos comprometidos con la erradicación de enfermedades en sus explotaciones, deje de tener sentido”.

Entre las consecuencias que se derivarán del cese de su actividad, se puede adelantar que “se producirá un retroceso en el estatus sanitario de las cabañas ganaderas onubenses, así como un importante incremento en los costes de producción de la ganadería extensiva de la provincia, ya de por sí muy castigada con la reforma de la PAC y la escasa o nula ayuda a la dehesa”.

Los consejeros de la ADS Ovipor-Andévalo, conocedores de la realidad, de las exigencias administrativas crecientes y los recursos económicos menguantes, son conscientes de que seguir adelante “sólo supondrá alargar lo inevitable”. Por tanto, este sábado, en Paymogo, la Asamblea decidirá si la agrupación cesa su actividad a partir del próximo 1 de enero de 2017.